jueves, 2 de diciembre de 2010

La historia de Eliseo. Funciones de la escuela encarnadas en la Educación Física.

Querido diario:

                Hoy ha sido un día muy muy duro... Comenzaré por el principio… a las 8 de la mañana ha sonado el dichoso despertador, y como estaba medio adormilado me ha costado llegar hasta mi silla de ruedas. Mi madre al oír el estruendo se ha preocupado y ha gritado:- Eliseo, ¿Qué ha pasado? ¿Qué ha sido ese ruido?- Entonces ha subido corriendo y al ver que ya me había incorporado me ha ayudado a vestirme, no sin dejar de recriminarme qué ya soy bastante mayorcito para poder hacerlo solo. No sé porqué dice eso, yo solo tengo 14 años…

Tras desayunar el Colacoa, he estado esperando el autobús 15 minutos, como siempre, ha llegado tarde… me he quedado “pajarito” esperando… Tras los 10 minutos de rigor entre que me ponen la plataforma para subir y me colocan los seguros, ya nos hemos puesto en marcha. En el bus, Guille se ha sentado junto a mí y hemos estado comentando la clase de Educación Física que íbamos a tener hoy… Me ha comentado que la semana pasada el profesor dijo que para hoy íbamos a terminar la clase de atletismo del otro día y comenzaríamos una nueva actividad “sorpresa”.

Después de las aburridas clases de Química con el “Bacterio” y de Matemáticas con la “Flubber” por fín ha llegado la hora de Educación Física con el profe Tomás. En los 15 primeros minutos de clase hemos terminado con las pruebas de velocidad de atletismo y claro, el profe me ha adaptado la nota mínima de las pruebas para sacar un aprobado… Me ha dicho que esté orgulloso de la marca que he conseguido… 10, 8 segundos en los 30 metros.

Más tarde, lo prometido, el deporte sorpresa que nos iba a presentar era el de “Pilota valenciana”. Me he ilusionado por cómo ha pintado las siguientes clases, pero nada más lejos de la realidad, se me ha ido la ilusión cuando el profe ha dicho – Dividiremos el grupo en dos en base al nivel de destreza- ósea… los mejores con los mejores y los peores (como yo) con los peores… eso quiere decir que otra vez me tengo que separar de Guille, pero me da igual… los demás compañeros me han ayudado en lo que han podido y se han ofrecido a ayudarme para lo que necesitara. Yo les he dicho que no hacía falta, que sólo soy minusválido, no “gilipollas”. Una de las cosas que el profe ha dicho es que nos tenemos que construir nuestros propios guantes con cartas y esparadrapo... pero claro… yo no llego al suelo… entonces me ha dicho que yo utilizaré una raqueta para poder llegar a la pelota… lo cual me ha hecho sonreír porque me siento uno más… y tras la presentación de la “pilota valenciana” ha terminado la hora… joo que poco ha durado hoy…
Ejemplo de un posible "Eliseo"

Después del fatigoso día… el bus por fin me ha dejado en casa. Mamá me estaba esperando con la merienda preparada… fruta otra vez porque dice que me voy a poner gordo ya que según ella no hago ejercicio…pues tendría que ver las clases de Tomás…

Bueno, pues ya me despido. Esto ha sido todo por hoy. Hasta mañana diario…

Hemos intentado reflejar las siguientes funciones sociales de la escuela, y más específicamente de las clases de Educación Física. 

·         Disminuir las diferencias sociales: Esta función la hemos intentado expresar de tal forma que el niño con discapacidad no se siente inferior al resto en cuanto a posibilidades motrices puesto que el profesor adapta las clases en función de sus necesidades. 

·         Realizar una selección social: Esta función se muestra en esta frase literal:Dividiremos el grupo en dos en base al nivel de destreza”

·         Adaptar a los individuos al grupo: Esta función social de la escuela la hemos intentado introducir con la idea de que el niño se siente integrado con sus compañeros porque participa con el mismo nivel de posibilidades que ellos.

·         Asegurar la continuidad social: Esta función social la hemos integrado con la idea de practicar un juego popular valenciano en las clases de Educación Física.

2 comentarios:

Víctor Pérez Samaniego dijo...

Muy, muy interesante. Creo que has sido capaz de captar la idea de la actividad y la has aprovechado para hacer una gran aportación. Enhorabuena!

Nacho Gómez dijo...

Pido disculpas públicas a mi compañero Jose María porque ambos somos los autores de este relato! y se me ha olvidado nombrarlo...por ello Víctor, gracias por tu enhorabuena pero también se la merece como el que más Jose. Un saludo!

Publicar un comentario