martes, 28 de septiembre de 2010

Resumen del prólogo y capítulo 2 de "EL VALOR DE EDUCAR" (Fernando Savater)



RESUMEN
En el prólogo de su libro “El valor de educar”, Fernando Savater realiza una introducción en la que expone los temas que va a desarrollar; la pretensión y sentido por el que ha escrito el libro; el destinatario del mismo; explica el sentido que le da al término educar y todo que lo envuelve: filosofía, educación actual, Estado, maestros, etc…; y por último manifiesta su disconformidad con las personas que opinan que la enseñanza ¿inferior? – como el autor se pregunta-, es decir, magisterio, no es más que un oficio que alcanzan aquellas personas que no han sido capaces de recibir estudios superiores.
Respecto al capítulo 2 de su libro el autor desmenuza, como el título del capítulo indica, los contenidos de la enseñanza. En primer lugar, expone la figura de los padres como los primeros educadores de la vida. Seguidamente, el autor pasa a explicar el factor principal que influye en la educación de los seres humanos: el tiempo. Savater aprovecha esta reflexión para remarcar la necesidad de la figura del educador de haber vivido antes la educación.
Según el autor, debido a nuestra condición humana, cualquiera puede enseñar, como ejemplo presenta la educación entre “propios”, séase la enseñanza de habilidades sociales entre niños de su misma edad; la figura del educador debe estar diferenciada de otras labores por lo que es necesario que la enseñanza sea una dedicación profesional.
Durante un apartado del capítulo establece distinción entre educación e instrucción donde hace referencia a la educación de la Grecia Antigua donde existía la figura del maestro y del pedagógo. A continuación, presenta de la mano de su creador John Passmore el concepto  de capacidades abiertas y cerradas. Las capacidades abiertas son infinitas, es decir, no se pueden aprender de forma concreta ni especializarse en ellas; mientras que las cerradas son aquellas capacidades funcionales y útiles como leer o atarse los cordones. La habilidad de aprender es una habilidad abierta, por lo que el autor concluye dándole importancia al hecho de enseñar a aprender (formar fabricas y no almacenes).
Para concluir el artículo Savater expone la necesidad de la formación de la personalidad como uno de los retos de la enseñanza escolar y manifiesta su disconformidad con el currículum oculto que está vigente en la educación actual.
IDEAS PRINCIPALES
Prólogo
-          Hay que afrontar los problemas en la escuela como un reto, los cuales con esfuerzo y educación se pueden erradicar.
-          No hay que minusvalorar la labor del profesorado puesto que gracias a su labor los alumnos alcanzarán los estudios superiores, sin ellos no sería posible.
-          La educación es un campo que carece de respuestas claras respecto a la finalidad ulterior de la misma.
-          El optimismo con el que afrontar la educación es un factor clave para la consecución de los objetivos.
-          La educación es valiosa y válida por sí misma.
Capítulo 2
-          Los padres son los primeros elementos que constituyen la educación del niño.
-          El tiempo es el factor clave que afecta a la educación.
-          Es necesario que la labor del educador se vea bien remunerada puesto que su labor es necesaria para la sociedad.
-          Hay que saber diferenciar entre la figura del educador y el pedagogo.
-          Tenemos que saber distinguir entre las capacidades abiertas y cerradas que plantea el autor.
-          No se sabe a día de hoy la diferencia entre que es lo que se puede enseñar y que es lo que se debe aprender.
-          La labor del profesorado de educación infantil debe consistir en “enseñar a aprender” a sus alumnos.
-          Las nuevas demandas de la educación promueven la idea de la educación integral de la persona (formación de la personalidad). “Modelos de autoestima”.
-          Actualmente existe lo que se conoce como “currículum oculto”.
Las frases que me han llamado la atención han sido:
-          Quienes asumen que los maestros son algo así como “fracasados” deberían concluir entonces que la sociedad democrática en que vivimos es también un fracaso. Porque todos los demás que intentamos formar a los ciudadanos e ilustrarnos (…) dependemos necesariamente del trabajo previo de los maestros.
-          El tiempo es nuestro invento más característica, más determinante y también más intimidatorio (…) es el rasgo menos animalesco que hay en nosotros.
-          Una reflexión sobre los fines de la educación es una reflexión sobre el destino del hombre, sobre el puesto que ocupa en la naturaleza, sobre las relaciones entre los seres humanos.
-          La propia habilidad de aprender es una muy distinguida capacidad abierta, la más necesaria y humana quizás de todas ellas.

3 comentarios:

Pablo Tierraseca Montero dijo...

Genial Nacho, me gusta mucho como desarrollas las entradas, te importa que te siga?

Nacho Gómez dijo...

jajaja para nada!! es más para mí es un placer :) tu tienes blog Pablo?

Pablo Ubeda Jimenez dijo...

Un 10 nacho. Le estas dedicando mucho tiempo al blog y la verdad es que da sus frutos. Te animo a que sigas así. Me uno en tu grupo de seguidores jeje

Publicar un comentario